Ortodoncia estética para adolescentes

Ningún adolescente quiere escuchar las palabras, “necesitas tratamiento ortodóntico” de la boca de su dentista. Añadir brackets metálicos a la montaña rusa emocional que supone la adolescencia puede llegar a dificultar mucho esta complicada etapa. En una fase de la vida en que la imagen parece tan importante, el hecho pensar en llevar aparatos puede que venza la voluntad de conseguir una sonrisa alineada y bonita. Además, los brackets tienen la reputación de causar incomodidad y dificultades de dicción.

Antes de que tu hijo caiga en la desesperación, debe saber que actualmente disponemos de varias técnicas de ortodoncia estética para adolescentes que permiten corregir su sonrisa sin perjudicar su estética durante el tratamiento.

Adiós a los brackets metálicos

Los brackets estéticos, los brackets incógnito y las férulas Invisalign son tres opciones de ortodoncia que permiten preservar la estética de la sonrisa durante el tratamiento.

  • Brackets estéticos: este tipo de brackets funcionan del mismo modo que los brackets metálicos pero tienen una diferencia notoria respecto a ellos, están hechos de un material cerámico que imita el color de los dientes, de modo que se disimulan en la sonrisa y minimizan su afectación estética.
  • Brackets incógnito: son una buena manera de que el tratamiento ortodóntico pase desapercibido. En esta técnica, se colocan unos brackets de oro en la parte trasera de los dientes, de modo que nadie sabrá que los llevas a no ser que se lo cuentes tu mismo. Este tipo de ortodoncia puede solucionar casi cualquier problema ortodóntico y es ideal para aquellos adolescentes que practican deporte o tocan instrumentos de viento.
  • Invisalign: la joya de la corona de los tratamientos ortodónticos. El sistema Invisalign permite conseguir los mismos resultados que el resto de tratamientos ortodónticos pero al mismo tiempo elimina muchos de sus inconvenientes. Esta técnica utiliza un set de alineadores de plástico transparentes que se fabrican de manera personalizada y cuya función es aplicar fuerzas en los dientes para moverlos hasta su posición ideal.

Estas férulas se cambian cada dos semanas para seguir con la planificación del tratamiento hasta que se ha completado. Gracias a que son virtualmente invisibles, prácticamente nadie nota que los llevas. Además, al ser aparatos removibles pueden quitarse para comer o cepillarse los dientes, lo que permite seguir comiendo de todo y mantener la misma higiene dental que antes del tratamiento.

Si tus hijos adolescentes necesitan corregir su sonrisa y no quieren pasar por el mal trago de llevar brackets metálicos, cualquiera de estas tres opciones que te proponemos desde Fatás Dental, les ayudará a poderlo hacer. Pide una cita con nuestra ortodoncista de cabecera, la Dra. Doris Díaz, para que os aconseje el mejor tratamiento para tu hijo.

¡COMPÁRTELO!

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn

¡COMPÁRTELO!

¡Compártelo!

También te pueden interesar…

Plan W

¿Has oído eso de siempre es mejor prevenir que curar? Nosotros nos lo tomamos al pie de la letra, por

Leer más »

¿Empezamos el cambio de sonrisa?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Últimos post

¡Síguenos!

¿Empezamos el cambio?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Queremos ayudarte
¿Te llamamos?

¡Deseando conocerte!

Te llamaremos en breve para fijar tu próxima visita a la clínica.

¿todavía no nos sigues?