Dientes agrietados

Las grietas que se forman en tus dientes pueden hacer peligrar tu salud dental. Aunque sean pequeñas, estas lesiones son capaces de hacer un gran daño. De modo que en caso que sufras una grieta dental, debes acudir a la clínica dental para que tu dentista determine el tratamiento más adecuado.

El riesgo de padecer dientes agrietados se hace más plausible a medida que envejecemos. Los dientes tienden a debilitarse con los años, volviéndose más susceptibles a estas finas fracturas que en ocasiones no se ven a simple vista. Los golpes, el bruxismo o la masticación de objetos duros también pueden producir grietas en los dientes.

El dolor de los dientes agrietados

Según la profundidad de las grietas, estas pueden ser una puerta de entrada a los tejidos internos del diente. En caso que las grietas vayan más allá del esmalte y afecten también la dentina comportan dolor al masticar o provocan hipersensibilidad al frío y al calor.

Tipos de grietas dentales

Las grietas dentales pueden presentarse de formas distintas, requiriendo en cada caso un plan de tratamiento específico:

  • Cúspides fracturadas: este tipo de grietas suceden cuando las cúspides se rompen. De no desprenderse por sí sola, necesitará ser removida por parte del dentista de Fatás dental, que colocará posteriormente una corona.
  • Diente agrietado: estas grietas suelen ser verticales, originándose en la parte superior de la corona. Normalmente requieren un tratamiento endodóntico seguido de la colocación de una corona dental. En caso que la grieta haya ido más allá de la línea de la encía, puede ser necesario extraer el diente.
  • Diente partido: esto puede ser una consecuencia de no tratarse la grieta. En este caso, la lesión puede ahondar en el diente, llegando a la raíz y provocando su partición. Aunque esta circunstancia complica mucho el tratamiento, en ocasiones se puede tratar mediante un tratamiento endodóntico.
  • Fractura vertical de raíz: en ocasiones, la fractura empieza en la punta de la raíz. De tratarse rápidamente, una cirugía endodóntica puede corregir la situación en estos casos.

Lo bueno de todo esto es que una gran parte de las grietas dentales se pueden prevenir. Mantener una higiene oral excelente, seguir una dieta sana y visitar al dentista regularmente ayuda a fortalecer nuestros dientes. Por último, evitar masticar alimentos excesivamente duros o utilizar nuestros dientes como si fueran herramientas, nos ayudará a evitar este tipo de lesiones.

¡COMPÁRTELO!

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn

¡COMPÁRTELO!

¡Compártelo!

También te pueden interesar…

Plan W

¿Has oído eso de siempre es mejor prevenir que curar? Nosotros nos lo tomamos al pie de la letra, por

Leer más »

¿Empezamos el cambio de sonrisa?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Últimos post

¡Síguenos!

¿Empezamos el cambio?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

Queremos ayudarte
¿Te llamamos?

¡Deseando conocerte!

Te llamaremos en breve para fijar tu próxima visita a la clínica.

¿todavía no nos sigues?